Fotografía: Luis Brito

Las morgues de México están rebasadas. Reciben más cadáveres de los que pueden guardar. Y muchos más de los que pueden identificar. Ninguna autoridad ha aclarado cuántos cuerpos son.

Fotografía: Luis Brito

Datos inéditos hasta hoy revelan la magnitud de esta Crisis Forense que hiere a miles de familias que buscan a sus familiares desaparecidos.

Fotografía: Germán Canseco/Proceso

Son
38 mil 891 los cuerpos que pasaron por alguno de los Servicios Médicos Forenses
(Semefo) del país, entre 2006 y 2019, y que siguen sin ser identificados.

¿Qué se sabe de ellos?

Fotografía: Rafael del Río

Más de 289 mil personas han sido asesinadas y 73 mil personas desaparecidas entre 2006 y 2019. En estos 14 años de violencia desatada, el número de cuerpos NI, o No Identificados, creció 1,032%.

De 6 mil 869 cadáveres falta información sobre el año en que ingresaron a los Semefo.

Son 10 veces más cuerpos de hombres que de mujeres.

En uno de cada tres casos, los peritos no establecieron el género de la persona fallecida.

Fotografía: Germán Canseco/Proceso

Estado rebasado

Fotografía: Germán Canseco/Proceso

Tan sólo cinco estados concentraron 56% de los cadáveres de personas no identificadas: Estado de México, Ciudad de México, Baja California, Jalisco y Chihuahua.



Al cierre del 2019 estaban saturados 44 anfiteatros de 18 estados y del gobierno federal. Algunos, como los de Ciudad Juárez, Chihuahua capital, Tepic, Xalapa y de la Fiscalía General de la República superaban en 50% su capacidad para almacenar cuerpos.

De la morgue a la fosa común fueron llevados al menos 27 mil 271 cuerpos sin identidad.

5 mil 446 aún permanecen en las cámaras frigoríficas de los Semefo.

954 de ellos están dentro de urnas, reducidos a cenizas.

2 mil 589 fueron donados a universidades.

Fotografía: Germán Canseco/Proceso


Las autoridades de Coahuila, Jalisco, Nuevo León, Oaxaca, San Luis Potosí, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas desconocen el destino de 999 cuerpos que ingresaron a sus unidades.

Fotografía: Mónica González

No pudieron responder a la pregunta:

¿Dónde están?

Cometieron desapariciones administrativas.





Exhumaciones mal realizadas, personal e instalaciones forenses insuficientes, funerarias convertidas en Semefo, cuerpos perdidos en el laberinto de la burocracia o entregados a familias erradas, son apenas reflejos del colapso.

Fotografía: Efraín Tzuc

Alrededor de 2 mil 600 especialistas enfrentaban la llegada ininterrumpida de nuevos cuerpos.

En Michoacán son 196 peritos. En Jalisco, un estado con 1.7 veces más población, apenas, 49 peritos.

Fotografía: Germán Canseco/Proceso

A mediados de 2019, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador anunció que habría un Mecanismo Extraordinario de Identificación Forense que devuelva el nombre a las miles de personas cuyos cuerpos permanecen en Semefo como anónimos.

Fotografía: Moisés Pablo/Cuartoscuro

Más de un año ha pasado y el Mecanismo todavía no funciona. Mientras tanto, la violencia no cesa en el país y nuevos cuerpos sin nombre quedan atrapados en la burocracia forense. Su suerte está en el aire.

Fotografía: Brigada Nacional de Búsqueda / Eréndira Rivera

Conoce la crisis forense en tu estado

Investigaciones

De fosa en fosa, de anfiteatro en anfiteatro, las fiscalías se desentienden de sus cadáveres
La tortuosa búsqueda en los archivos de la muerte
Crisis forense: Cuando las funerarias suplieron al Semefo
Desaparecer dos veces: la burocracia que pierde cuerpos
Un país rebasado por sus muertos

La serie #CrisisForense de Quinto Elemento Lab y A dónde van los desaparecidos revela el colapso del sistema forense en México y las consecuencias para miles de familias que buscan a sus seres queridos y para los miles de cuerpos que siguen sin identidad.